¿Cómo se llamó la obra?

  

15 de Octubre de 2012

  

 

   

     Cierto día, Fernández fue a una tienda a hacer un pedido considerable de mercancía para que le fuera entregado en varias fechas, le atendieron y se retiró; la primer entrega no tuvo problema porque fue casi de inmediato, el detalle fué en la segunda entrega, ya que en el sistema de la tienda aparecía como ya entregado todo el pedido, entonces comenzó el recorrido con los empleados de la tienda, incluido el gerente mismo, incluso la hoja de pedido que originalmente se hizo "desapareció", el empleado que hizo el levantamiento del pedido remató con indicar: "es que, conforme vaya necesitando haga un pedido y vaya pagándolo", finalmente la tienda se deslindó...

  

Seguramente identificó el nombre de la obra: MAL SERVICIO EFECTIVO.

  

Esta pequeña muestra basta para preguntarnos:

¿Qué tan posible es ésta situación en nuestra empresa?

¿Qué lo puede propiciar o facilitar?

  

Retomando el caso, si en el sistema de la tienda se reflejaba ya pagado el pedido, seguramente en algún módulo se identificaría que algún dato no concordaría, como pudiera ser la existencia, ya que al no haber entrega de mercancía, la cantidad en inventario debería confirmarlo, ya que no se realizó salida de la misma, para rematar la tienda en vez de mostrar una posición negociadora, se mantuvo en su dicho.

  

El servicio al cliente es un detonador adicional que le da motivos al cliente para volver a comprarnos, lo importante no es atender y vender, sino más bien establecer una relación con el cliente para que repita su compra y seamos su primer opción para esto.

  

El personal de la tienda seguramente actuó conforme a procedimiento, descripción de puesto e incluso conforme a lo que indicaba el sistema, sin embargo, le faltó saber cómo manejar o lidiar con esta situación, lo cual es un área de oportunidad para nosotros en Recursos Humanos: ejecutar el rol de consultor interno, un programa de formación, evaluación y seguimiento nos permitirá identificar a los colaboradores que realmente proporcionen atención y servicio que aporte a la empresa y por supuesto al cliente.

 

La invitación es a encender el radar para identificar si esta situación prevalece en nuestras áreas de trabajo, no solamente con el cliente externo, sino también con el interno.

  

Algunos síntomas:

  • El cliente siempre tiene la culpa.
  • Quejas.
  • Deficiencias en la operación y servicio.
  • Disminución de ventas.
  • Nivel de resistencia considerable a recibir capacitación y evaluación, ya que, "todo mundo sabe qué hacer".

.  

Si requiere asistencia, estamos para apoyarle.

  

Saludos y hasta la próxima.

Arturo Ballesteros

rhmatic@rhmatic.com

045 55 49680341

04455 49680341

  

  

Y a propósito de la festividad en puerta...

  

  

Calaveras laborales

  

  

Entre dimes y diretes

traían a los indicadores

pasó la calaca y

se llevó a los gerentes.

  

El salario mínimo estaba muy dolido

con Reforma laboral

mejor con la huesuda

le hubiera ido.

  

En reunión se encontraba la huesuda

con los del sindicato

pero mejor se los llevó

al no llegar a un buen trato.

  

Un RIP por las juntas de conciliación

ahora algunos coyotes comienzan la inmigración

cuentan que buscan otros lugares

para no morir de inanición.

  

Entre colaboradores y lambiscones

estaban los gerentes

haciendo su trabajo

hasta que feneció su contrato.

  

Faltas, retardos y evaluaciones

actas y sanciones

fue lo último que se supo

de algunos ex colaboradores.

  

  

 Una contribución adicional que hacemos en Recursos Humanos no sólo para la empresa sino para la sociedad es fomentar la preservación de nuestras tradiciones.

  

  

Arturo Ballesteros

  

Lleva el contenido a tu móvil, escanea el código:

  

  

México, D.F. © 2010-2017

          Soluciones de impacto en Recursos Humanos, Contabilidad, Fiscal y TI.