Cómo introducir mejoras

  

1 de Noviembre de 2010

La situación operativa en la empresa da muestras de que todo marcha bien: se ejecutan los procesos y actividades conforme a los procedimientos, cada quien sabe qué hacer, ah, y también cómo hacerlo, todo fluye con normalidad y sin problema aparente…

  

El detalle es cuando no se obtienen los resultados esperados…

¿Cómo puede ser?, si todo va “bien” – diría alguien.

La dinámica en la empresa gira en torno a lo que nos ha indicado la gerencia – diría otro.

Debemos continuar así, ya que nos ha funcionado – comentaría alguien más.

  

La búsqueda de respuestas inicia a lo largo, ancho y alto de la empresa, es indispensable cuidar que no se incurra en la búsqueda de culpables, más que la solución de fondo; ante todo no se trata de un juicio, es una búsqueda de soluciones.

Los hallazgos comienzan a salir a la luz:

  

La realidad indica que:

a) Los procedimientos no se están aplicando o ejecutando tal cuales.

b) Tenemos colaboradores que no cuentan con la formación o capacitación requerida.

c) Tenemos colaboradores cuyo nivel de desempeño es casi inaceptable y la operación está recayendo en unos cuantos que si lo están haciendo bien.

d) Lo peor es cuando se encuentra que contamos con colaboradores sin la actitud apropiada para el trabajo, o para la atención y/o servicio al cliente.

e) Los Responsables de área o equipo no están cumpliendo con su papel orientando el esfuerzo de sus seguidores.

La lista crece conforme trascurren los días.

  

El panorama parece muy complicado, ¿cómo enfrentarlo?

A simple vista parece que debemos tomar varias acciones prácticamente de manera simultánea, sin embargo, puede no ser lo más recomendable, recuerde el dicho: “el que mucho abarca, poco aprieta” y se corre el riesgo de perder el foco y la prioridad.

  

La cuestion entonces es: ¿qué hacer?

Ante una situación compleja debe comenzar con el enfoque hacia una acción, es decir, la solución debe ser paso a paso.

La primera acción en realidad se trata de introducir un cambio o modificación, basta con lanzar uno para que éste propicie otro, y así sucesivamente.

Recuerde que la organización puede estar en un estado de confort.

Los grandes cambios se han logrado a través de pequeñas acciones.

La primera acción a seguir debe contar con el respaldo de la dirección, la coordinación con los responsables de área o departamento y por supuesto la intervención de Recursos Humanos.

El seguimiento a dicha acción y su resultado, facilitará la implementación de la acción siguiente, esta dinámica debe convertirse en un círculo virtuoso y algo que llegó para quedarse en la empresa, si requiere asistencia será agradable participar con usted.

  

Saludos y hasta la próxima.

  

Arturo Ballesteros

rhmatic@rhmatic.com

  

Plus!!!

Actividad del mes

Sus respuestas las puede enviar a: rhmatic@rhmatic.com, por favor indique sus datos.

México, D.F. © 2010-2017

          Soluciones de impacto en Recursos Humanos, Contabilidad, Fiscal y TI.