Su práctica más valiosa: Automotivación

  

  

1 de Febrero 2011

  

La dinámica de trabajo cada vez más exigente, nos pone a prueba a diario y nos demanda mantenernos a un nivel de desempeño a nivel alto y constante, no obstante los obstáculos que se presenten.

  

La orientación hacia la tarea es cada vez más marcada en las empresas, sobre la orientación hacia las personas.

La motivación a cargo del jefe inmediato, o bien, por el líder puede ser insuficiente.

La realidad es que no puede esperar a que el estímulo llegue de otra fuente.

  

Entonces: ¿qué hacer?

  

La automotivación es la respuesta, en términos prácticos es dirigirse uno mismo hacia una acción que permitirá lograr una meta o llegar a estar en un escenario deseado.

  

La automotivación ha sido utilizada en alguna ocasión, no solamente en el trabajo, ¿recuerda alguna vez en que haya usted se haya propuesto lograr algo, sin que alguien le haya dicho que debía hacerlo?

  

El primer paso es la autoevaluación, continuando con el ejemplo anterior, seguramente al terminar de proponerse algo, o en el inter de proponérselo, seguramente hubo afirmaciones como:

a) yo puedo.

b) tengo que poder.

c) si los demás pueden, yo también.

d) yo soy hábil/estoy preparado para...

  

La autoevaluación termina en la aprobación de lo que se quiere lograr, la posiblidad de lograrlo y la capacidad de uno mismo para hacerlo realidad; la visualización creativa facilita la creación de ese logro y su estado final.

Una vez que se convence de esto, aún y cuando solicite confirmación u opinión de los demás, ha generado un proceso de automotivación.

Los pensamientos o ideas que van surgiendo:

a) Hago todo lo necesario para...

b) Debo lograrlo antes de...

c) Si quiero ser el mejor en.... entonces debo....

d) No importa si todo indica que no es posible, yo haré que...

e) Hago caso omiso de los ataques negativos, me concentro en lo bien que hago...

  

El contenido de la afirmación varía conforme se presenten las circunstancias en el logro de lo propuesto:

a) Positivas altas - Cuando todo marcha bien, se está por alcanzar la meta y por supuesto, cuando se alcanza ésta.

b) Positivas bajas - Cuando está requiriendo esfuerzo adicional para superar obstáculos y mantener el esfuerzo enfocado al logro de la meta.

c) Reactivas - Cuando debe redirigir su disposición y esfuerzo en el logro de la meta.

  

El sentido de la afirmación debe ser lo más positivo posible y en tiempo presente, recuerde que el subconsciente es muy obediente, si hay pensamientos como:

a) Es difícil... , voy a intentarlo.

b) Esperaba fuera más fácil...

c) Ahora que salió mal...

d) Mejor hasta aquí hago...

El esfuerzo se verá condicionado por la baja, negativa o inadecuada expectativa.

  

La Automotivación es una práctica muy valiosa para mantenerlo en el camino correcto para el logro de sus metas, el estilo personal de cada uno determina el grado en que necesita usar la automotivación, llegando incluso a extremos en que la automotivación no es opción.

  

Ahora, es momento que usted se responda:

¿He usado la automotivación?

¿Para qué la he usado?

¿Debo de usarla más?

¿Cuáles son las afirmaciones que debo tener en mente?

  

Saludos y hasta la próxima!!!

  

Arturo Ballesteros

rhmatic@rhmatic.com

  

  

Actividad                    (requiere contar con Java),

  

  

México, D.F. © 2010-2017

          Soluciones de impacto en Recursos Humanos, Contabilidad, Fiscal y TI.