Qué oportunidad…

1 de Septiembre de 2011

  

  

El inicio del día y de la semana no podía ser más complicado, pendientes, puntos a resolver, “reuniones urgentes” y demás situaciones, parecía todo mundo agitado; durante la mañana Fernández me pregunta: ¿ya sabes?, dije: ¿ya sabes qué?, escuché que con voz baja decía: “López, ha avisado a la junta directiva que se retira al cierre de resultados, es decir, en un mes; creo que habrá una gran oportunidad para ti, ¡Felicidades!, espero te acuerdes de mí cuando eso pase, hasta luego” y se retiró de inmediato, me dirigí a mi lugar a dejar todo el papelero que traía entre manos.

  

La posibilidad de esta gran oportunidad detonó muchas ideas en mente, por fin ocuparía una posición de jerarquía, tendría mi propia oficina, reuniones directivas, espacio privado en el estacionamiento, prestaciones adicionales, me lo merezco, después de 12 años de trabajo continuo y profesional en la compañía – pensé.

  

 Al día siguiente, al término de la comida encontré a Fernández nuevamente en el pasillo, - no dejes pasar la oportunidad, es tuya! – dijo, de nuevo en mi lugar pensaba: considero que soy el más preparado, con la trayectoria y lealtad a la empresa, ¡lo lograré!

  

La carga de trabajo comenzó a sufrir un drástico incremento, mis salidas de la oficina cuando ya no había nadie,  incluido mi saliente jefe, comenzaron a ser frecuentes, pensé que eso me prepararía para el ritmo de trabajo del nuevo posible nombramiento, por lo que no hice mucho caso, poco a poco también el tiempo para la comida fui restringiéndolo, no quería que hubiera ni un tipo de retraso ni pendiente, es decir, no generar ni acumular puntos malos – claro a mi juicio-.

  

El mes transcurrió rápidamente y a una semana de que mi jefe saliera de la empresa me llamó a su oficina, ha de ser para comenzar los preparativos y transición – pensé, Gómez: -me dijo-, recuerdo cuando ingresó  a la empresa, en ese entonces éramos una  pequeña unidad con 25 personas, ahora nuestra unidad es 10 veces mayor y requiere a una persona con un perfil elevado para dar los resultados que la compañía necesita y por supuesto para dejar fuera a la competencia, por eso lo elegí y recomendé para que sea el “tutor” del nuevo Gerente General quien me sucederá en el puesto, le presento al Sr. Domínguez, quien a partir de hoy se integra al equipo, lo que le solicite él será como si yo se lo hubiera solicitado, confío en que pueda apoyarle y que la operación continúe con el nivel de perfección que hasta ahora hemos tenido, muchas gracias.

  

Me despedí controlándome lo más posible y me retiré, esa noticia me dejó desconcertado, oh no! Ahora volveré a esperar otros tantos años hasta que se “vaya” el nuevo jefe y a ver si en este entonces hay oportunidad para mí.

  

¿Se imagina que efecto tiene esta situación?

¿Es común esta situación en su empresa?

  

La integración de prácticas de desarrollo de personal como: plan de carreras, plan de sucesiones, promociones y ascensos, permiten la identificación y desarrollo de talentos, lo cual redunda en una imagen positiva de la empresa al brindar oportunidad de crecimiento (no solo de palabra) y estimula a los colaboradores, generando mayor motivación, lealtad y productividad; puntos como estos son tratados en nuestro curso Nueva Gestión de Recursos Humanos, ya sea en modadlidad presencial o virtual.

  

Saludos y hasta la próxima.

Arturo Ballesteros

rhmatic@rhmatic.com

rhmatic@glidefree.com

  

Actividad del mes, requiere contar con Java instalado en su PC.

Instrucciones:

1. De click sobre cualquier frase y mantenga oprimido el botón derecho del mouse.

2. Dirija el cursor hacia la frase que corresponda y librere el botón drecho del mouse.

3. Si es correcto, se confirmará el acierto y el texto será cubierto por un color de relleno.

  

  

  

México, D.F. © 2010-2017

          Soluciones de impacto en Recursos Humanos, Contabilidad, Fiscal y TI.