Nuestra propuesta

1 de Noviembre de 2011

  

  

  

 La mañana parecía muy normal como cualquier otra, estaba con Domínguez – mi compañero, tratábamos de encontrar solución a una situación con un cliente, cuando apareció Jiménez - nuestro flamante Gerente y al mismo tiempo jefe inmediato, - necesito que pasen a la oficina en 15 minutos – dijo; nos dispusimos a cerrar a la brevedad el asunto que teníamos entre manos y nos dirijimos a su oficina.

  

Estimados: debemos presentar una propuesta para reducir retrabajos, desperdicios, optimizar aprovechamiento de recursos y mejora de resultados en la empresa, lo mejor de todo es que debemos hacerlo a más tardar mañana en la tarde, ya saben Dirección nos recibe entre 5 y 6 de la tarde, ¿cuento con ustedes? – dijo, a lo que respondimos que por supuesto; bien, entonces mañana regresando de la comida revisamos lo que presentaremos, así que: manos a la obra – finalizó.

  

De inmediato nos “acuartelamos” en sala de juntas, reuniendo y analizando nuestras cifras de operación, tendencias, reportes y demás información que nos fuera útil.

  

La situación era apremiante por lo que prácticamente no salimos a comer y continuamos, el detalle comenzó precisamente posterior a la hora de comida, ya que Jiménez comenzó con sus constantes llamadas: “¿Cómo vamos? , ¿Ya mero?, no podemos fallar, a lo que respondíamos con frases similares a: Todo va bien, cuente con ello, estará a tiempo y demás respuestas que se nos ocurrían, finalmente, después de un par de horas de “tortura” descolgamos el teléfono, a fin de podernos concentrar y continuar sin interrupciones.

  

La información base para nuestra propuesta fue reunida ya casi a la hora de salida, oh no, adiós a llegar temprano a casa – pensamos, bueno, todo sea por “vender nuestro potencial y talento ante la Dirección”- concluimos; así que mientras estábamos comenzábamos a integrar la propuesta hubo un “desfile” de compañeros: “Hasta mañana”, “Cierran bien”, “Ponen la alarma”, “No dejen comida”, “Apagan todo”, “Como prácticamente estarán hasta bastante tarde, por favor revisen que se haya hecho mi respaldo”, entre otras “agradables ideas” para despedirse.

  

El tiempo era factor crítico y comenzábamos a ver que nuestra propuesta avanzaba inversamente proporcional al tiempo que transcurría, ajustes, simulaciones y evaluaciones; sin embargo, iba tomando forma poco a poco, cerramos el día hasta el punto en que ya casi no teníamos progreso, mañana lo terminamos, hoy avanzamos bastante – acordamos.

  

Al día siguiente acudimos a nuestras labores incluso un poco más temprano con nuestro semblante de desvelo, pero con todo el entusiasmo para cerrar y afinar la propuesta a tiempo, en cuanto llegó Jiménez nos preguntó en qué íbamos y que necesitaba estuviéramos con él en cuanto regresara de la comida, su preocupación era evidente, ha de ser crítica la situación – pensamos.

  

La mañana se acabó más pronto que nuestra quincena, pero por fortuna con la propuesta integrada y lista para presentarse, así que nos fuimos a comer para estar con el jefe como se acordó.

  

La hora llegó y acudimos para mostrar la propuesta: esto es lo que presentaremos a la Dirección - dije, conforme lo mostrábamos a Jiménez se hacían los ajustes necesarios; explicaciones a detalle, justificaciones, proyecciones y demás contenidos; incluso grabamos los archivos en su USB y entregamos la documentación de la propuesta. Déjenme todo para hacer una revisión final y les aviso – dijo.

  

Las horas ahora pasaban lentamente mientras esperábamos con otras labores en nuestros respectivos lugares, el llamado del Jefe para pasar con Dirección, la hora de salir llegó y nada; creo que no éramos realmente parte de esa presentación y propuesta – concluimos.

  

Al día siguiente recibimos en nuestras cuentas de correo el comunicado con las nuevas medidas a seguir para mejora en la empresa y por supuesto el remitente no podía ser otro: nuestro flamante Gerente.

  

¿Ha detectado situaciones como esta en su empresa?

¿Ha hecho algo al respecto?

¿Cuenta con algún mecanismo para evitar sucedan o al menos para disuadirlas?

  

Considere: Las personas talentosas tienen aportación y no identificarlo tiene un costo alto, además de su deserción de la empresa y posible integración a la competencia.

  

Reflexione las cuestiones que se plantean y las acciones que debería implementar.

  

Saludos y hasta la próxima.

Arturo Ballesteros

rhmatic@rhmatic.com

rhmatic@glidefree.com

  

Actividad del mes, requiere contar con Java instalado en su PC.

Instrucciones:

1. De click sobre cualquier frase y mantenga oprimido el botón derecho del mouse.

2. Dirija el cursor hacia la frase que corresponda y librere el botón drecho del mouse.

3. Si es correcto, se confirmará el acierto y el texto será cubierto por un color de relleno.

  

  

  

México, D.F. © 2010-2017

          Soluciones de impacto en Recursos Humanos, Contabilidad, Fiscal y TI.